Ir al contenido principal

CUENTO CORTO

JUAN EL MIEDOSO

Juan piensa que los demas son los equivocados, camina por un sendero direferente todos los dias…, Se despierta por la tarde, después de su siesta acostumbrada, al sol por ponerse, espera con calma, que la noche se asome lentamente en el horizonte, en la distancia también sus ojos, se entristecen, se acuerda de sus viejos amigos, de los que uno a uno fueron sucumbiendo ante el hambre, el cansancio, y los cambios de clima, de suelo, de ambiente, que antes era natural, y adecuado a sus necesidades, se supone que debía  ser asi, siempre, que nada debía haber cambiado, que siempre debió ser asi.
Pero sin saber exactamente porque , sucedió….un dia antes de la llegada de la primavera de unos 3 anos atrás, las cosas cambiaron, los seres del otro lado ,llegaron, con sus maquinas de acero, y las grandes construcciones, que comenzaron por talar arboles, hacer oyos en la tierra, y luego a construir sus guaridas…supongo que fue por su necesidad natural, la misma que tienen todos los animales, la de sobrevivir, la de ganar, la de no quedarse con hambre, para seguir viviendo.
Juan piensa que llegaron por necesidad, y que tuvieron que cambiar su entorno, para poder sentirse comodos, para ser felices.  Y ahora el,…tendido en la alfombra aun verde de su suelo, encuentra que todo ha cambiado, que los demás, también se han ido, que han abandonado la que antes era su casa, su mundo, algunos tuvieron la decencia de despedirse, de decir adiós, pero la gran mayoría, solo huyeron, se fueron sin decir una palabra, y algunos otros murieron en esa misma circunstancia que sus amigos.
Los seis  eran una sola familia, los demás los llamaban, la manada. Eran unos cachorros entonces, desde donde juan tiene memoria, habían sido llamados a ser coyotes, una especie única de onmivoros, de seres adaptables a hábitats naturales, de animales diestros es la caza, y orgullosos de su origen de seres amigables y transformadores de sus ambientes.
Habían estado por mucho tiempo tratando de competir, de ser  los mejores, de cuidarse entre si,para no permitir ser extinguidos, pero juan entendía también que no eran únicos, que tal vez, o sin lugar a dudas había el todo el mundo, mas alla de sus verdes montanas, mas como ellos, y sentía curiosidad por saber como eran, que comían, como vivian, que habitos tenían, donde estaba su felicidad.
La de el, igual que la de su manada, era correr, tras otros mas pequenos que el,  durante los días de invierno se resguardaba en las cuevas que los libraban del frio y de los mas grandes y poderosos que ellos. Y se podía decir, a ciencia cierta eran unos coyotes comunes, y seguros en su mundo, había competencia, si, pero no era importante, había respeto entre todas las demás especies, se comían los grandes a los pequenos, y en época de escases, había hierba y agua de los ríos, que ayudaban a  no morir de hambre.
Eran buenos tiempos… los mejores,  mama y papa, se habían ido y habían dejado que ellos siguieran su camino, se habían acostumbrado a ser libres y sin nada ni nadie que vieran como una amenaza para esa  libertad….hasta entonces.
Un dia sin mas, ni mas, llegaron aquellos seres de otras montanas, tenían un lenguaje diferente, usaban fuego para cocinar sus alimentos, tenían maquinas sobre ellos, y ellos, sobre maquinas, y cambio todo….
El agua tomo otros cauces, y poco a poco se fue haciendo mas oscura, y cambio a un sabor muy desagradable, y vinieron las enfermedades…primero los mas pequenos, comenzaron a morir, y luego aquellos que volaban, si comían de su carne también morían, y aunque nosotros fuimos en busca de mas ríos, y mas y mas lejos, en busca de mas agua, no la encontramos, algunos hasta se perdieron en el camino de esa búsqueda, porque jamás regresaron.
Luego, los grandes oyos, en el suelo, agrietaron las montanas, que después partieron en dos para poner sus propias veredas, con una cosa dura y caliente, por donde pasan sus maquinas, que sacan humo debado de ellas, y que son veloces, mas veloces que nosotros, mas veloces que los mismos tigres, o leopardos…nadie puede competir con ellas…
Mis hermanos igual que yo, no entendían lo que pasaba, y entonces, quisimos irnos de aquí, ir a otros lugares, pero el mas pequeño enfermo…, estuvo cansado por muchos días, y luego aunque buscamos desesperadamente mas ríos, con agua limpia, no los hayamos….y murió… contaba Juan.
Ahora dicen que hay agua en el fondo de unos hoyos que los seres  de la montana, cavaron, que muy adentro de esos hoyos hay agua, pero no puedo tomar de ella, ahora el agua es de ellos, no puedo tomar de ella.
Uno a uno, todos se fueron muriendo, de hambre, de sed, de cansancio…y ahora, solo quedaba el, y alguno que otro ser de otra especie, algunos los había topado,y contaban las mismas historias, las familias enteras de ellos habían desaparecido, los demás los habían abandonado, o simplemente no sabían de estaban por allí, perdidos igual que ellos.
Estaba decidido a esperar la noche, buscar tal vez algo de comer entre, en las cuevas de los seres de las montanas, había gallinas y huevos, y esa se había convertido en su comida favorita. Buscaba todas las noches la cueva mas oscura, y caminaba sigilosamente por las veredas que los demás habían construdo, y siempre con miedo de ser descubierto, entraba en las cuevas pequeñas de las gallinas, y comia de sus huevos, y de sus hierbas,.
Esta noche era entonces especial, estaba ansioso, por que cayera el sol, para partir, seria su ultimo festin en ese lugar, el ya no tenia familia, ni amigos, y tenia que partir, tenia que buscar otros bosques, otras montanas, y por supuesto, tenia que ser valiente, y enfrentar lo que viniera, lo que el camino le deparara.
Había tratado de convencer a los demás, hace unos días, se había topado con una pareja de topos, y ellos, le habían contado que su casa había desaparecido, que los demás se habían perdido, y que no los encontraban, pobres!!, no sabían a donde ir, y entonces  Juan les dijo, “vamos del otro lado de las montanas, tal vez alla los encuentren”, pero ellos le dijeron: “no; tenemos miedo, no sabemos que hay alla”, entonces el les dijo: “lo que hay alla, tal vez sea mejor de lo que hay aquí…aquí ya no hay que comer, no hay agua, no hay felicidad”, y los topos le dijeron: “como sabes que alla lo encontraras?”.
 el contesto: “no lo se, pero si se que aquí…no lo hay”, ellos movieron su cabeza  de forma negativa, y se fueron.
Unos días después…el seguía caminando por las noches en las mismas direcciones de las veredas que los hombre habían construido, y en una de esas noches, miro a la distancia una luz, una especie de luz, que centelleaba, y cambiaba de colores, y sintió miedo, mucho miedo, no sabia porque, pero tenia miedo, le dio curiosidad, y al mismo tiempo tiempo miedo….entonces se acerco, al punto de la luz, camino sigilosamente y encontró un nuevo bosque, era una especie de casa nueva., parecía un paraíso, una casa de verdad!!!, un rio con agua limpia!!, un sinfín de arboles, y frutas  frescas y de caminos de seres de la montana….era extraño, pero era bonito, era un nuevo bosque, que los seres de la montana habían construido, para ellos, para los que como el,  necesitaban un lugar donde vivir….
Trato entonces de entrar…había una gran reja de metal, fuerte, y cerrada…y aunque asomo por muchos lados, no encontraba una forma de entrar…de pronto, sus ojos se abrieron desorbitadamente, sintió un dolor en su espalda, una punzada, y luego no entendió que pasaba, pero tenia que dormir…no pudo evitarlo…
Cuando despertó están dentro del bosque, en una cueva pequeña, muy pequeña., alguien lo miraba, con curiosidad…era un coyote igual que el, se alegro de ver a a alguien, a uno como el, pensaba que estaba solo en el mundo, que ya no había amigos, ni familia….se alegro e intento levantarse, entonces el otro coyote le dijo: “no lo hagas todavía, no podras, no tienes fuerza, quieres algo de comer?”, hace un rato lo trajeron, comelo”….le acerco un pedazo de carne, juan le pregunto “sabes que me paso”?, y el otro coyote le contesto: “fuiste atrapado”. Y juan volvió a preguntar: “que dices?”, quien me atrapo?”, y el otro coyote contesto: ellos, los seres de la montana.
“que es este lugar?”, pregunto juan, el otro coyote, contesto: “es una especie de bosque, pero no es de verdad, tiene cercas, y un rio con agua limpia, pero no es como el otro, este es uno que ellos, construyeron, y todo lo que vez, es de ellos, nos dejan salir por un rato, y luego nos encierran en estas cuevas, y también, nos dan de comer, y algunas veces nos dejan aquí, sin salir, y también nos ensenan, a hacer cosas, que ellos quieren que hagamos…vivimos en una especie de esclavitud, no podemos salir mas alla de las cercas, ni podemos cruzar las cercas de otros seres, y cuando llegan con sus maquinas, tenemos que esperar a que ellos nos señalen porque caminos tenemos que ir, y no sabemos lo que les pasa a los otros…
Juan, se levanto de pronto….no podía entender lo que el otro coyote le estaba diciendo, y miro su pedazo de carne, lo comio, y le dijo: “como te llamas”?:… el otro coyote contesto: mi amigos me llaman victor, , y tu?... yo me llamo Juan.
Ya no tardan en abrirse las puertas, conoceras a los demás, somos 6 mas, yo era el único que no tenia compañía en mi cueva, pero ahora que llegaste, ya no me sentiré tan solo.
Juan, sonrio, estaba contento, había encontrado a otros coyotes, a seres como el, ahora tenia una cueva, un bosque, un rio, unos amigos…que mas podía pedir,!!, no sabia porque Victor estaba inconforme, si  tenia todo, no tenia que preocuparse mas por la comida, y por donde dormir, no había que cuidarse de los demás seres mas grades que ellos…. Estaba viviendo un sueno, y no quería despertar.
La puerta se abrió, decidió recorrer el lugar, ver que había, pero  Victor, le dijo: espera, no quieres conocer a los demás?, y el le dijo: si, llevame con ellos. Caminaron entonces juntos por el pequeño camino que los seres de la montana habían construdo, y llegaron al rio, era algo increíble!, era un pequeño riachuelo, con agua cristalina, y muy sabrosa. Los demás también tomaban del agua.
“Muchachos!!, les presento a Juan”. Dijo Victor. Y los demás lo miraron, y preguntaron…”como llegaste?, te trajeron ellos?, te atraparon?”, y Juan dijo….”si, supongo que fueron ellos, quien mas?”.
Deja que te presente. Este es pedro, hector, miguel, jose,  luis, y pablo. Ahora tu y yo, completamos la manada.
Miguel y jose, fueron los primeros en llegar, luego, pedro y hector, luego pablo, y yo, y Daniel el ultimo, antes que tu…
“Es un placer muchachos, espero que seamos amigos”…todos rieron, en realidad, eran hermanos, eran iguales, tenían las mismar características, las mismas necesidades, las mismas carencias, y la misma naturaleza, eran familia….
Estaban convencidos que habían encontrado su destino, que ese lugar seria el mundo de aquí en adelante para ellos, que no tendrían únicamente que romper las reglas y nunca les faltaría  nada, que todo ,les había resultado mejor que a muchos otros que habían muerto afuera, de hambre, de frio, de sed, de soledad.
Los días allí, eran largos, muy largos, estaban destinados a comer, dormir, comer, dormir, y comer dormir….no había otros seres excepto los del otro lado de la montana, y no tenían forma de ver a los otros mas que a la distancia, encerrados, igual que ellos, pero que igual, no podían cruzar las cercas, para no ser sancionados.
Todas las mananas, se despertaban y comían lo mismo, por la tarde paseaban por los senderos de los seres del otro lado de la montana, y regresaban después a descansar…para el siguiente dia…
Juan, que estaba allí, por unos meses, ya sentía un poco de desilusion, estaba triste, y meditabundo…Victor, le pregunto: “que tienes?”, Juan, que te pasa?, y juan le contesto: “No lo se, no entiendo, pero me siento triste, no encuentro divertido este lugar, no veo ni platico con nadie mas, y no me gusta tener que quedarme detrás de la cerca, y tampoco se porque no puedo salir.”
Victor le dijo…”pensé que nunca lo dirias, que nunca te darias cuenta de tu realidad. Pensé que serias como los otros, que tampoco dicen lo que sienten”. “a que te refieres?”  dijo Juan.  “A que por fin te das cuenta de que vivimos encerrados, presos por otros seres, no tenemos libertad, no podemos tomar desiciones propias, y ni siquiera podemos intentar cambiarlo. Todo eso simplemente por comida todos los días, y una cueva donde descansar”.  Continuo Victor,  “nos hemos convertido en seres tristes y cansados, de siempre tener la misma rutina, despertar a la misma hora, comer lo mismo, que los demás seres del otro lado de la montana, nos miren en la distancia, y de todos los días,  ver llegar la noche, y dormir…y despertar al otro dia, para hacer lo mismo.”
Juan le dijo: dijiste libertad?, si dijo Victor, dije “libertad”, “es algo que teníamos antes, pero no lo sabíamos, podíamos estar fuera, ir a donde queríamos, comer lo que queríamos, caminar por donde no había senderos, y también llegar a nuestras cuevas a la hora que queríamos., no era antes asi para ti?”,
Si, contesto Juan, “asi era antes para mi…pero depues, todo se transformo, llegaron los seres del otro lado de la montana, y sus maquinas cambiaron todo, dejo de haber comida, el agua de volvió sucia y de mal sabor, los demás enfermaron, y murieron, y ahora, estoy aquí, estoy mejor, no se de que me quejo.”
“Porque no tienes libertad”, dijo Victor, como llegaste aquí?... “un dia decidi salir del bosque, e ir a buscar comida, fuera de el, a las cuevas de los seres del otro lado de la montana, y vi la luz de aquí, las luces centelleantes, llegue a la gran puerta, y cuando desperté estaba aquí.”
“Había pensado antes de eso, ir a otras montanas, buscar a lo mejor, otros bosques, mi manada desapareció, y estaba solo, y necesitaba buscar algo mas, una nueva vida.”
“Entonces llegaste aquí, y todo cambio”, dijo Victo, …”si, esta es mi nueva vida, tengo que entenderlo, y dejar de pensar, “, dijo Juan
“No!” dijo Victor,” Yo me siento igual que tu, durante muchos anos fui feliz, naci libre, vivi con mi familia, teníamos nuestro bosque, nuestra cueva, y era feliz…tu también lo eras, y ahora piensas que no puedes volver a serlo, pero estas equivocado…si puedes…si quieres.”
“A que te refieres dijo Juan, como puedo.?, no me puedo ir, como lo haría, y además, que pasaría si no hay otros bosques, ni no encuentro otro rio, otras montanas,??.”
“Como lo sabes?, si no lo has intentado?” Dijo Victor,” Mira muchacho, yo soy un coyote viejo, estoy cansado, y no puedo correr ni puedo hacer muchas cosas que hacia antes, pero tu, eres un joven lleno de fuerza, y vitalidad, y aun no has conocido otros bosques, no has probado la felicidad.”
“Tienes miedo a salir, y enfrentarte a el hambre, o a otros mas grandes que tu, para sobrevivir, tienes miedo a cambiar esto, por la libertad, y la felicidad, tienes miedo a vivir libre como es tu naturaleza.”
Juan lo miro…y dijo… “si Victor, tengo miedo, hace mucho tiempo vi morir a  mis hermanos, a mis amigos, y a muchos otros, los seres del otro lado de la montana, están habitando todos los bosques, ensuciando el agua, y comiendo nuestra hierba, y no se, si encontrare un lugar mejor.”
“Y entonces prefieres quedarte aquí?, vivir para comer y dormir, y no saber que hay en otros lugares>?, morir sin saber que es la libertad, y la felicidad?, sin saber que es eso??”, dijo Victor….”pobre muchacho…no tienes sueños, no tienes, agallas, no tienes valor…pobre de ti…si…es mejor que te quedes aquí, como los demás, que no le comentes a nadie, que finjas que eres feliz, que no menciones siquiera que tienes miedo a vivir.”
Juan lo miro, y le dijo,” no eres tu como yo?”, y Victor contesto: “No, yo soy un coyote que vivio, , que tuvo libertad, que conoció el amor, que tuvo una familia, que supo que conoci otros bosques, que fui feliz.”
Juan lo miro, sus miedos estaban allí, en su mente en su corazón mas pesados, mas grandes que nunca, sintió vergüenza de si mismo, pero no lo dijo, se quedo callado, se guardo sus sueños, su curiosidad por conocer otros lugares, por encontrar su libertad.
Esa y muchas noches, llego a su cueva preguntándose, donde estarían aquellos  topos, todos los demás seres que habían quedado alla, en el bosque, tal vez habían encontrado otros mundos, tal vez habían encontrado otros ríos, y sentía curiosidad, muchas veces se asomaba por la ventana y veía las rejas, y pensaba, que pasaría si decidiera, cruzarlas, si tomaba la decisión de ser libre, de conocer otros mundo, y tal vez…encontrar la felicidad.
Pero no podía…tenia miedo…y ese miedo, era mas grande que todo, mas grande que el, y que los seres del otro lado de la montana…
Una mañana, la noche después del ultimo dia del  tiempo de la caída de las hojas, Victor, no despertó, había estado muy triste los últimos días, no había querido platicar con nadie, ni siquiera con el, y supuso que estaría presintiendo que esa noche cerraría sus ojos.
Juan se había quedado solo en la cueva, no había alguien que pudiera reemplazar a su amigo Victor, sintió que las noches eran mas largas, y que los días eran mas aburridos, cansados, tediosos, y sin ninguna luz, que iluminara su vida, había perdido primero a su familia, y ahora había  perdido a su compañero,a su amigo, a el único ser que había sabido comprender sus miedos, sus sueños, sus tristezas.
Y pensó…”Quien sabe lo que hay detrás de las montanas?, pero yo quiero saberlo…quiero saberlo, quiero conocer otros mundos, quiero encontrar otros ríos, quiero conocer de nuevo la libertad…y escucho en su oído una voz, la de su amigo Victor, que le decía: “vence a tu miedo”, “no te detengas…corre..”, “vence a tu miedo”.”
Y pensó…es verdad…”no debo tener miedo:…soy un coyote…naci libre, no tengo que vivir encerrado, en mi naturaleza esta la libertad, soy fuerte, soy agil soy unCOYOTE…..y grito tan fuerte que despertó a los demás, que asombrados lo miraron, y le preguntaron: “que pasa Juan”. Que tienenes?...y Juan les dijo: Voy a buscar otros mundos, voy a ir en busca de nuevos ríos, de otras montanas, voy a buscar la felicidad!!!!.....”
Ellos lo miraron con asombro y admiración, y luis, grito, :”esperame amigo, voy contigo”, y Daniel también dijo:, yo voy también!!, y Hector y pedro, dijeron…”no saben lo que hacen, no hay comida alla afuera, y hay otros mas grandes que ustedes, y no hay ríos, y los demás,están muriendo de hambre..quieren que les pase lo mismo??...”
Y juan lo miro…con una mirada compasiva y le dijo…”prefiero ser libre…no quiero morir de tristeza y soledad como mi amigo Victor….”
Y emprendió el camino, corrió,corrió fuerte seguido de sus amigos, y cruzo la cerca y luego mas cercas y luego mas, y mas senderos…y pasaron muchas noches, muchas tardes y muchos días como este…en que espera que la noche caiga… tendido en la verde alfombra de su bosque, en la libertad de su cielo estrellado. No sabe que comera mañana, porque siguen buscando…siguen abriendo caminos, que nadie ha recorrido, porque aun no encuentran el mundo que buscan, pero saben donde esta…todo es cuestión de tiempo…y de no tener miedo, a lo que hay, detrás de la montana.

BALDRA TORRES







                                                                                                                                                                                       

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Odias los musicales? A ver que piensas después de ver estas películas

¿Te has dado cuenta que hay muchísimas personas que odian los musicales? Les molesta mucho que los actores estén teniendo una conversación y de repente ya se estén cantando sin ningún sentido. Pero hay musicales muy valiosos y que vale la pena ver.





Si tu tienes la intención de entrarle a este género y no sabes como empezar para que el golpe del canto no te sea tan fuerte, te recomendamos estas películas:



“La La Land” Esta película fue muy aclamada por la crítica y la verdad es que la trama es bastante sencilla: lucha por tus sueños. Te va a hacer cantar, llorar y seguro en alguna parte hasta te puedes identificar.
“The Rocky Horror Picture Show” Miedo y mucho glamour es lo que vas a encontrar en este clásico de los musicales. La historia cuenta como 2 adolescentes tienen que pasar la noche en la mansión del doctor Frank-N-Furter y todo lo que sucede ahí dentro.

“Across The Universe” Fan de los Beatles, si no has visto esta película fallaste como fan. Jude en un británico que viaja a los E…
Si me pierdo…
tu sexo sera la musa,
que me Hara Navegar en tu cuerpo..
mis deseos
la brujula de tus besos,
Constelación infinita
Mi universo…
Recorro tu cuerpo ,Cartografia perfecta…
Mis dedos son pincel deslizandose en el lienzo
Dibujando la batalla de los cuerpos,
O escribiendo
en el inocente vértice de tus sentimientos,
Mis mas secretos versos..
Imsonmne naufrago de este velero sin tiempo
Sin espacio...
Lo único que me ata a esta realidad es...
Dejarme llevar hacia el horizonte de tus pensamientos..

©Copyright by: Paola Authievre

Roa y su pasión por el cine

Pocos saben de la pasión que desbordaba el séptimo arte en el recordado y célebre Augusto Roa Bastos. Una aproximación a la faceta de guionista del escritor más importante del Paraguay.

Nadie duda de su genio literario ni de la fortaleza de sus cuentos, novelas y poesía. Una faceta, sin embargo, no muy explorada de su creatividad es la del guionista cinematográfico. En sus días de exilio en Buenos Aires, Augusto Roa Bastos se desempeñó como guionista de cine por más de quince años -en la década de los ‘50 y parte de los ‘60-. "(...) Lo que podría llamar el tiempo de mi ‘carrera’ de guionista se puede contar más vale por los guiones rechazados que por los aceptados y filmados”, confesó en el texto Reflexiones sobre el guión cinematográfico. Cuando tuvo que viajar a Francia para hacerse cargo de la cátedra de literatura hispanoamericana en la Universidad de Toulouse, en el año 1976, el escritor tuvo que dejar en Buenos Aires “no menos de una decena de libros de cine no filmados (el…