Ir al contenido principal

VERTIGO



Un poco de dolor, igual que un poco de ternura…
Nacer del dolor, y del placer al mismo tiempo…
Un poco de conciencia, y un mucho de blasfemia…
A fuerza de andar cosiendome los labios…por inercia.

Un poco de luz para el cuarto oscuro de mi alma…
Se puede pensar que me sigo flajelando por mis miedos
Pero aclaro que el dolor no es voluntad de mi heroismo
Solo un poco de locura destetada, una idea, un abismo…

Un poco de esfuerzo por perder los estribos, la cabeza…
Porque el aire que respire no me llene los pulmones,
Porque lleguen los recuerdos,y que vuelen, ….
y que acaben por matarme, por quitarme los dolores.

un poco de pasion para mis letras tormentosas y dementes
para el ciego destino que me guia, y me sostiene impaciente
para el vertigo, que asciende, que destruye, y que me miente.
Que me toma entre sus manos, me acaricia, me resguarda…me defiende.

Baldra Torres
® Derechos Reservados

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Roa y su pasión por el cine

Pocos saben de la pasión que desbordaba el séptimo arte en el recordado y célebre Augusto Roa Bastos. Una aproximación a la faceta de guionista del escritor más importante del Paraguay.

Nadie duda de su genio literario ni de la fortaleza de sus cuentos, novelas y poesía. Una faceta, sin embargo, no muy explorada de su creatividad es la del guionista cinematográfico. En sus días de exilio en Buenos Aires, Augusto Roa Bastos se desempeñó como guionista de cine por más de quince años -en la década de los ‘50 y parte de los ‘60-. "(...) Lo que podría llamar el tiempo de mi ‘carrera’ de guionista se puede contar más vale por los guiones rechazados que por los aceptados y filmados”, confesó en el texto Reflexiones sobre el guión cinematográfico. Cuando tuvo que viajar a Francia para hacerse cargo de la cátedra de literatura hispanoamericana en la Universidad de Toulouse, en el año 1976, el escritor tuvo que dejar en Buenos Aires “no menos de una decena de libros de cine no filmados (el…

DEJO DE RESPIRAR

Hago círculos imaginarios,
bombas de tiempo.
Cuento los años, los meses y las palabras;
todas juntas en un saco de pasiones bajas,
de mentiras no piadosas,
de poco o nada de razón,
porque quien la ha tenido
la guardó de mi, la escondió de mi cordura,
y me abandonó en la siguiente estación,

No he dejado de respirar
por el milagro divino de la terquedad,
o la única e inalienable gota de deseo
que me queda, y que morirá conmigo

vago de un lado a otro,
en mi mundo de tres por tres...
Milímetros de ansias.

Es posible imaginar,
que clase de locura me aqueja
que mustio destino el de los que como yo,
no saben de donde vienen,

De cualquier forma no tengo remedio,
a nadie le importa contarme entre sus muertos,
a nadie le puedo decir la verdad que aun no sé,
o la mentira que no he inventado...

Nadie huele el perfume de las piedras del camino,
a nadie le gustan las bromas del destino,
nadie entiende;  que no he nacido
el día que me parieron,

Baldra Torres

Recordando a Facundo Cabral (Que hoy cumpliría 80 años)

Facundo Cabral nació el 22 de mayo de 1937 en La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Sus padres fueron Sara y Rodolfo los cuales ya tenían dos hijos. Su padre abandonó el hogar dejando a su madre con sus tres hijos, los cuales emigraron hacia Tierra del Fuego, sur de Argentina. Cabral tuvo una infancia dura y desprotegida, convirtiéndose en un marginal al punto de ser encerrado en un reformatorio. Al poco tiempo consigue escapar y según cuenta encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo. Se traslada a Tandil, donde realiza todo tipo de tareas, limpiando veredas o como peón en las cosechas. En 1959 ya tocaba la guitarra y cantaba folklore, siendo sus ídolos Atahualpa Yupanqui y José Larralde, se traslada Mar del Plata, ciudad balnearia a Argentina, y solicita trabajo en un hotel, el dueño lo ve con su guitarra y le da la oportunidad de cantar. Así comenzó su carrera dedicada a la música, siendo su primer nombre artístico “El Indio Gasparino” , sus primeras g…