Ir al contenido principal

ENTREGA




Te vuelves colibrie…
Y despiertas uno a uno…
Mis instintos de polen en enero…
Abiertos petalos…tus piernas…
Poso en ellas mi instinto de alebrije…
Tus senos en prisión… entre mis manos…
Quietos…temblorosos…solidarios…
Tienen salvia de placer, sabor a menta...
Y mis labios en reposo de tu sexo…
Se disponen al sabor de tus excesos…

Eres vela encendida con mi cuerpo…
Y  penetro en el fondo de tu abismo…
Y me llevas en tu pelvis de colores y de olvidos…
Tienes aire de Diosa cuando logras el milagro.
Y tus ojos de sirena, se resguardan en mis ojos…
Y te vuelves de nuevo ave de paso…
Eres aire desnudo con aroma de azucena…
Y te aspiro en el silencio de mi orgasmo….
Somos almas, somos aire, somos agua…
somos luna  en la noche de los lobos…
somos  almas de una vida imaginaria….



 Baldra Torres
 © Copyright


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si me pierdo…
tu sexo sera la musa,
que me Hara Navegar en tu cuerpo..
mis deseos
la brujula de tus besos,
Constelación infinita
Mi universo…
Recorro tu cuerpo ,Cartografia perfecta…
Mis dedos son pincel deslizandose en el lienzo
Dibujando la batalla de los cuerpos,
O escribiendo
en el inocente vértice de tus sentimientos,
Mis mas secretos versos..
Imsonmne naufrago de este velero sin tiempo
Sin espacio...
Lo único que me ata a esta realidad es...
Dejarme llevar hacia el horizonte de tus pensamientos..

©Copyright by: Paola Authievre

DEJO DE RESPIRAR

Hago círculos imaginarios,
bombas de tiempo.
Cuento los años, los meses y las palabras;
todas juntas en un saco de pasiones bajas,
de mentiras no piadosas,
de poco o nada de razón,
porque quien la ha tenido
la guardó de mi, la escondió de mi cordura,
y me abandonó en la siguiente estación,

No he dejado de respirar
por el milagro divino de la terquedad,
o la única e inalienable gota de deseo
que me queda, y que morirá conmigo

vago de un lado a otro,
en mi mundo de tres por tres...
Milímetros de ansias.

Es posible imaginar,
que clase de locura me aqueja
que mustio destino el de los que como yo,
no saben de donde vienen,

De cualquier forma no tengo remedio,
a nadie le importa contarme entre sus muertos,
a nadie le puedo decir la verdad que aun no sé,
o la mentira que no he inventado...

Nadie huele el perfume de las piedras del camino,
a nadie le gustan las bromas del destino,
nadie entiende;  que no he nacido
el día que me parieron,

Baldra Torres

Roa y su pasión por el cine

Pocos saben de la pasión que desbordaba el séptimo arte en el recordado y célebre Augusto Roa Bastos. Una aproximación a la faceta de guionista del escritor más importante del Paraguay.

Nadie duda de su genio literario ni de la fortaleza de sus cuentos, novelas y poesía. Una faceta, sin embargo, no muy explorada de su creatividad es la del guionista cinematográfico. En sus días de exilio en Buenos Aires, Augusto Roa Bastos se desempeñó como guionista de cine por más de quince años -en la década de los ‘50 y parte de los ‘60-. "(...) Lo que podría llamar el tiempo de mi ‘carrera’ de guionista se puede contar más vale por los guiones rechazados que por los aceptados y filmados”, confesó en el texto Reflexiones sobre el guión cinematográfico. Cuando tuvo que viajar a Francia para hacerse cargo de la cátedra de literatura hispanoamericana en la Universidad de Toulouse, en el año 1976, el escritor tuvo que dejar en Buenos Aires “no menos de una decena de libros de cine no filmados (el…